Sonorama, la música hecha fiesta

Un año más, y ya van 17, se celebró en Aranda de Duero el Sonorama, festival indie por excelencia. Este año llegaba con cierta polémica por un cartel menos alternativo que de costumbre. Muchas fueron las críticas recibidas, sobre todo a través de las redes sociales, por incluir a grupos de otros géneros musicales y por la ausencia de las grandes bandas indies del momento como Lori Meyers, Vetusta Morla o Love of Lesbian, las cuales podemos encontrar en cualquiera de los múltiples festivales existentes a lo largo y ancho del país, cuyos carteles se pueden recitar de memoria como antaño recitábamos la lista de los reyes godos.

SonoramaNuevamente la organización del Sonorama demostró que apostar este año por grupos como Amaral, Duncan Dhu, Raphael, Elefantes o Nacho Vegas, aparte, claro está, de muy buenas indie como Izal, Second, Niños Mutantes, Los Planetas o Fuel Fandango fue todo un acierto porque al final el Sonorama es mucho más que un festival. Son las fiestas de un pueblo hechas festival, con lo que al final, el cartel es lo de menos. Fe de ello dieron las casi 45.000 personas que se pasaron por Aranda y el recinto ferial a disfrutar de las más de 100 actuaciones durante los 4 días de festival. Y es que una vez que pruebas la experiencia Sonorámica no puedes dejar de vivirla.

Porque el Sonorama es también la Plaza del Trigo, ese escaparate para grupos emergentes pero con cierto bagaje. Da igual quién toque, siempre te lo pasas bien. Este año tuvimos el placer de disfrutar de grupos muy prometedores como Sexy Zebras, The Bright, Correos o Maryland, con el añadido de las sorpresas finales. Tanto el viernes como el sábado Niños Mutantes y Second tuvieron a bien animar la Plaza con algunas de sus mejores canciones y versiones después de reventar la noche anterior el escenario principal del recinto ferial del festival. [Read more…]

Hay vida más allá de los 40

Madrid, 12 de diciembre de 2013, 22 horas. En el Palacio de los Deportes se entregan los Premios 40 Principales, que reunieron entre otros a Melendi, Pablo Alborán, Malú, Estopa o Dani Martín. Al otro lado de la ciudad, en La Riviera, Supersubmarina repetía lleno por segunda noche consecutiva convocando cerca de 2.500 personas para despedir su gira. No deja de ser una mera coincidencia que para mí no lo fue tanto.

Los 40 Principales, nos guste o no, siempre han sido un referente en el panorama musical español. La principal preocupación de muchos sellos era que sus artistas, por lo menos, sonasen en los 40. El estar entre los “40” primeros ya eran palabras mayores (o cifras con más ceros, como queráis verlo). Yo era seguidor fiel de los 40, aunque he de reconocer más de un desliz con alguna cinta que rulaba por mi clase (desde Juampa y Extremoduro hasta Ismael SerranoPaco Bello, “casi ná”). Su táctica no era otra que repetir una y otra vez la canción del grupo que debía “pegar” en cada momento hasta que a fuerza de escucharla te acababa gustando. Casi por inercia, y en un ejercicio más propio de un zombie que de una persona, te ibas de cabeza al “espacio de música de El Corte Inglés”, donde milagrosamente también sonaba, y acababas comprando un CD del que, probablemnete, sólo te gustase esa canción. Eran otros tiempos.

DOCU_IDEAL [Read more…]

Vetusta ¡mola!

Silencio absoluto en el Circo Price. Una luz, una guitarra y una voz. Comienza el espectáculo. Atrás quedaban cifras espectaculares de la gira Mapas: 107 conciertos, 18 meses, 589.000 espectadores… Por delante dos días y cuatro conciertos de más de dos horas cada uno. Música en estado puro y en un formato único, con arranque acústico, entretiempo sinfónico  y final electrónico. Se llaman Vetusta Morla y se han ganado un hueco entre los grandes de este país.

En la “intimidad”

Reconozco que la puesta en escena me generaba dudas: todo el público sentado, ambiente relajado, una orquesta sinfónica y, de momento, ni rastro del famoso bidón de Jorge González que siempre acompaña a la banda. Todo bastante diferente a nuestra “última vez” en el Santander Music Festival. Pero comenzó a sonar la guitarra de Guille Galván y Pucho susurró “No he buscado a nadie y llevó días buscándome yo…”. Un halo de respeto inundó la sala para escuchar esta versión sin micros de Pequeño desastre animal.

Cuatro clásicos como Autocritica, Al respirar y un Mapas recelosos de su turno en el setlist acompañaron al, cada vez menos inédito, Los Buenos para abrir boca y empezar a “conocernos”. Roto el hielo, público y músicos cada vez se sentían más cómodos.

Una banda de 60 personas

Casi sin darnos cuenta llegamos al plato fuerte de la noche, los 60 puestos que llevaban esperando desde el comienzo del concierto empezaron a llenarse. Los instrumentos de cuerda, viento y percusión de la Orquesta Sinfónica Regional de Murcia llenaron el escenario. Llegaba la hora de la verdad y el auténtico salto al vacío de Vetusta que se enfrentaba a un verdadero examen, sin causa benéfica de por medio, ante sus más fieles seguidores. Aquello sonaba bien. Los sonidos se iban empastando poco a poco y, ayudados por acordes muy cinematográficos, caminaban de la mano hacia la perfección final.

Fueron necesarios un par de temas, Escudo humano y Rey Sol para cogerle el aire a este nuevo sonido. Se despachaban grandes temas entre acordes, a ratos delicados, a ratos grandilocuentes, pero confirmando un difícil romance entre el rock y la música clásica. La gente se levantaba para aplaudir y, tímidos, dudaban si sentarse o quedarse de pie. El punto de inflexión lo puso Saharabbey Road, con su mítico “lo, lo, lo, lo, lo, lo, lo, lo… la, la, la, la, la, la, la, la, la”, allí no hubo dudas, sobraban las sillas y empezaba la fiesta.

Las Baldosas amarillas nos llevaron a un final digno de lo que acabábamos de ver con una majestuosa interpretación de Los días raros, una de esas canciones con las que todos identificamos algún hecho vivido y que con un par de acordes es capaz de ponerte los pelos de punta.

Y el bidón entró en escena

No hubiese pasado nada si el concierto hubiese acabado ahí, dos horas de clásicos, versiones, público en pie y un final digno de las grandes citas. Un video repasaba los datos de la gira Mapas mientras se vaciaba el escenario. Pero apareció el bidón, el famoso bidón, y eso era sinónimo claro de que quedaban “más regalos por abrir”. Lo que te hace grandecambió el tercio, ya era imposible sentarse y había que dosificar las palmas para llegar con fuerza al final. Tras motivarnos con Valiente  y despedir a El hombre del saco llegó La cuadratura del círculo, un resumen perfecto de lo vivido esa noche.

Vetusta consiguió este fin de semana lo que parecía imposible, repasar su última gira, fusionando tres estilos completamente antagónicos pero que gustaron a todos. En definitiva una banda que crece de manera natural, a base de conciertos, de festivales, de kilómetros, de horas de ensayo y de mucho trabajo. Y, sobre todo, crece arriesgando y siendo valiente, porque ser valiente no es sólo cuestión de suerte.

@unclavoardiendo

LCDLS: Los días raros (Vetusta Morla, 2011)

Hay días buenos, días malos, pero muchas veces nos pesan demasiado los días raros.

@unclavoardiendo

Desde la curva

El calcio visto por tres aficionados españoles

Un Clavo Ardiendo

UN SITIO AL QUE AGARRARSE

EnLaPalmera

Vivo en mi palmera y, de vez en cuando, tiro un coco

Shiny Happy Thingss by Itsasne Miren

¿Quieres que sea tu 'Style & Beauty planner' ? · ¿Quieres que te ayude a definir tu estilismo, a elegir un 'outfit' o a sacar tu mejor yo? Me apasiona la moda, la imagen, crear y transformar. Me gusta lo bonito. Lo que está bien hecho. La perfección imperfecta. Devoro temas de moda, disfruto con ella. Me llamo Itsasne Miren. One Love :*

Sottotítulos

UN SITIO AL QUE AGARRARSE

Voté en el Mediterráneo

UN SITIO AL QUE AGARRARSE