Reflexiones del 25 S

“Ocupa el Congreso”, “Rodealo”, “Rescata la Democracia”, cuántos lemas, cuántas preguntas sin responder, tensión, nervios acumulados, ganas de cambiar lo que no funciona, ganas de que todo vuelva a ser como antes…Alguien dijo la maldita palabra…¿antes de cuándo? ¿antes de qué?

El 25 S era un día marcado en el calendario, y no precisamente por ser un festivo asociado a una virgen o a un santo determinado, sino por el ser el gran día que todos esperábamos para que la soberanía popular nombrase de nuevo al pueblo “soberano”. Pero también era un gran día para los responsables políticos reunidos en las Cortes y para los mandos policiales, un día señalado con una cruz en el calendario de eventos festivos que ninguna de las partes nos queríamos perder.

Todos estábamos de fiesta, así que fuimos a reunirnos en las plazas, como en los viejos tiempos. Unos portaban trajes oscuros, otros vestían de azul oscuro casi negro, nosotros sin color definido. Los unos estaban escondidos detrás de sus asientos, los otros eran altos y fuertes, nosotros éramos todos diferentes. Los de dentro sonreían, los de fuera no. Pero entre nosotros había invitados especiales que se colaron en la fiesta, sus capuchas negras les delataban, deambulaban entre la muchedumbre, con paso firme, mirada al frente y con las ideas bien claras.

La calma se tensaba según pasaban los minutos, nos mirábamos pero nuestras miradas no se encontraban en nuestro cruce de reclamos. El deber y la autoridad frente a la rabia contenida de una esperanza cada día más lejana e inalcanzable. Alcanzar nuestras metas nunca había sido un objetivo tan nítido y lejano al mismo tiempo. ¿Inalcanzable? Quizás en estos momentos que vivimos sea un sueño reclamar un país más transparente y democrático en donde los responsables puedan ser juzgados por sus actos, acciones y omisiones. Pero ahí estábamos nosotros, creyendo que lo imposible a veces se puede conseguir.

Y ahí llega la gran pregunta: ¿es posible un rescate democrático? Nosotros pensamos que sí aunque los secuestradores sean nuestros representantes y los vigilantes del secuestro estén pagados por los que les damos de comer. Mientras unos y otros nos reprimen, utilizan el miedo como estrategia y tergiversan nuestro mensaje, nosotros seguimos reclamando lo que consideramos que nos pertenece a todos, pero que unos pocos se han apropiado sin permiso. Es así de simple y sencillo, mientras unos y otros se empeñan en llamarlo “democracia”, nosotros no dejamos de reclamar que esa misma democracia deje de seguir siendo exclusivamente suya y, de una vez por todas, vuelva a ser otra vez de todos.

Uno de los “6.000” que estuvo el 25 S en Neptuno

Comments

  1. Bien dicho.
    Ayer cogí un taxi y el taxista me decía: “la gente se esta cansando de tanta manifestación y de los cortes constantes de las calles y los colapso que dichos cortes provocan”
    Mi respuesta fue sencilla: “También estamos cansados los que salimos a manifestarnos. Cansados de mojarnos si llueve, de aguantar horas de pie, de aguantar malos tratos por parte de “nuestra” policía, de ser criticados constantemente por el simple hecho de reclamar lo que es nuestro y justo. Debería usted de cansarse de que le roben, mangoneen y le quiten sus derechos, no de que hayan manifestaciones. Si dichas manifestaciones, y estoy segura de que si, consiguen que esto cambie, también se beneficiara usted….”
    Pues eso, no debemos cansarnos de protestar, debemos cansarnos de el acoso y derribo al que nos quieren someter.

  2. Publio Pachón says:

    Creo que el reto más importante que tiene este Movimiento de Regeneración Democrática es el de conseguir que sus acciones no puedan ser tergiversadas por los maestros de la manipulación que tiene en nómina el status quo.

    El resultado de esta loable y muy simbólica manifestación ha sido, lo creamos o no, que el denominador común de la “España real” ha acabado creyendo la versión oficial de la “respuesta legítima y proporcionada” de la policía.

    La propia falta de organización jerárquica dentro del movimiento hace que sea fácilmente denostado como un asunto de “perroflautas” (sic). Sería conveniente, a mi entender, encontrar alguien que pudiera liderar este movimiento. Si los objetivos del MRD son políticos se debe ser realista e introducirse en el juego político como proceso en paralelo a las manifestaciones y ejercicios de conciencia. No se me ocurre ninguna otra manera de conseguir romper un orden que la clase política tiene muy bien atado.

    Es mi humilde opinión. Un abrazo para todos.

  3. Yo creo que hay muchas formas de hacer politica sin estar metido dentro de los partidos tradicionales..de todas formas si lo que pretendemos es cambiar las cosas lo que habria que hacer es no volver a votar nunca mas a un partido mayoritario para que se den cuenta y se vean obligados a cambiar la Ley Electoral. Sin dicho cambio nunca ningún otro partido va a poder gobernar este pais.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Desde la curva

El calcio visto por tres aficionados españoles

Un Clavo Ardiendo

UN SITIO AL QUE AGARRARSE

EnLaPalmera

Vivo en mi palmera y, de vez en cuando, tiro un coco

Shiny Happy Thingss by Itsasne Miren

¿Quieres que sea tu 'Style & Beauty planner' ? · ¿Quieres que te ayude a definir tu estilismo, a elegir un 'outfit' o a sacar tu mejor yo? Me apasiona la moda, la imagen, crear y transformar. Me gusta lo bonito. Lo que está bien hecho. La perfección imperfecta. Devoro temas de moda, disfruto con ella. Me llamo Itsasne Miren. One Love :*

Sottotítulos

UN SITIO AL QUE AGARRARSE

Voté en el Mediterráneo

UN SITIO AL QUE AGARRARSE

A %d blogueros les gusta esto: