Internet & Music

Este verano leí una entrevista a Carlos Jean en Expansión de esas que inconscientemente guardas en Favoritos en tu cabeza. Si os gusta la música os la recomiendo porque dice muchas verdades y te invita a reflexionar. Para mí lo más destacado es su opinión sobre la irrupción de Internet en el panorama musical y yo, hoy, os cuento la mía esperando leer las vuestras. Desde hace años Internet y la música han ido bastante de la mano y todo apunta a que tardarán en soltarse. Las prestaciones que nos ha ido dando la Red, a medida que mejoraban las conexiones y la velocidad de tráfico y descarga, a los fanáticos de la música han sido espectaculares, hasta el punto de pasar de esas noches interminables descargándote canciones en Napster o eMule (dejabas 10 bajándose y a la mañana siguiente se había completado 1 como mucho) a escuchar una canción cuando y donde quieres.

Para mí hay dos debates fundamentales sobre esta cuestión: la legalidad o ilegalidad de las descargas y el beneficio suficiente o insuficiente para músicos y discográficas. En el primer debate yo he dado bastantes bandazos porque me he descargado todo lo que he podido y más de Internet en una época en la que, sinceramente, veía un abuso los precios de los CD´s. Se llegaba a pagar hasta 20-30€ por un CD de un grupo del que quizás sólo te gustaba una canción. La piratería, en el fondo, tuvo sus efectos positivos: bajaron los precios, mejoraron los contenidos extras, se dio más importancia a la música en directo. Cierto es que por el camino quedaron grupos y bandas ahogados por las descargas ilegales y que no pudieron aguantar en pie el empuje de esta ola, pero hay veces que ciertas desgracias son necesarias para continuar avanzando.

Pienso que en los últimos dos años nos estamos acercando bastante al equilibrio, y ese equilibrio para mí tiene dos nombres iTunes y Spotify. Dos plataformas que han ido ganando peso e importancia hasta convertirse en casi imprescindibles, quién lo iba a decir, hasta para los propios artistas. Podríamos decir que es bastante razonable pagar 1€ por una canción que puedes reproducir tantas veces quieras o 10€ al mes por disfrutar en tu móvil u ordenador de una discografía (casi) única. Decía el amigo Carlos Jean en su entrevista que “la piratería digital es un mal, pero luchar contra ella no sirve para nada. Hay que tratar de esquivarla trabajando, creando y desarrollando fórmulas que puedan acabar con ella por sí sola”, creo que Spotify o iTunes reman en esa dirección.

Por otro lado está el tema económico. ¿Hasta qué punto salen beneficiados los grupos de todos estos avances? Sin entrar en polémicas de derechos de autor o porcentajes de las discográficas creo que debemos ir a la práctica pura y dura y de ahí podemos sacar conclusiones. Uno de los ejemplos más claros de grupos 2.0 en nuestro país es Maldita Nerea. Nos podrá gustar más o menos, pero es innegable que uno de sus fuertes ha sido el saber utilizar las redes sociales y los canales que ofrece Internet para dar a conocer su música y ser una de las bandas de referencia del pop español actual. Su líder, Jorge Ruiz, era muy contundente en una entrevista cuando le preguntaban sobre la opinión negativa de muchos músicos acerca de Internet afirmando que “el problema es que están anclados a los esquemas del antiguo modelo económico. Es como todo, si quieres ver el vaso medio vacío, pues ese es tu problema. Nosotros mayoritariamente vemos posibilidades en la Red y tratamos de estar al día y aprovecharlas al máximo. Es cuestión de mejorar tu equipo, tu conocimiento del medio porque la Red cambia cada muy poco”, una opinión muy inteligente y que es fiel reflejo del éxito que han conseguido.

Me gustaría cerrar este post con dos frases de quien lo abrió, Carlos Jean. Una con la que os invito a compartir vuestras opiniones sobre la combinación de música e Internet, porque yo también soy de los que piensa que “hay que apoyar las ideas de los demás cuando son mejores que las tuyas”. Y otra, que comparto y defiendo de principio a fin (y no sólo en lo relacionado con la música) como es que “Internet no es el enemigo de la música. En realidad es una herramienta y hay que saberla utilizar”. ¡Que no pare la música!

@unclavoardiendo

Trackbacks

  1. […] la influencia que Internet y, en especial las redes sociales, ejercían sobre el mundo de la música en los últimos años. Para mí, una de las mejoras más importantes es que vuelven a primar los […]

  2. […] en post anteriores, por fin las bandas se dedican a tocar en directo y se pasan el año girando (el “efecto internet” les ha hecho salir a la calle de nuevo). Pero lo que no nos hace tan felices es que se pierda el […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Desde la curva

El calcio visto por tres aficionados españoles

Un Clavo Ardiendo

UN SITIO AL QUE AGARRARSE

EnLaPalmera

Vivo en mi palmera y, de vez en cuando, tiro un coco

Shiny Happy Thingss by Itsasne Miren

¿Quieres que sea tu 'Style & Beauty planner' ? · ¿Quieres que te ayude a definir tu estilismo, a elegir un 'outfit' o a sacar tu mejor yo? Me apasiona la moda, la imagen, crear y transformar. Me gusta lo bonito. Lo que está bien hecho. La perfección imperfecta. Devoro temas de moda, disfruto con ella. Me llamo Itsasne Miren. One Love :*

Sottotítulos

UN SITIO AL QUE AGARRARSE

Voté en el Mediterráneo

UN SITIO AL QUE AGARRARSE

A %d blogueros les gusta esto: